El proceso artiguista 1813- 1816 (resúmen)

En enero de 1813 comienza a sesionar en Buenos Aires la Asamblea Constituyente con todas las provincias. El congreso de Abril realizado en el campamento de Tres Cruces designó a los representantes orientales, a quién Artigas les dio “instrucciones” de como actuar. Las lluvias ocurridas en los días anteriores impidieron la presencia de representantes de diversos pueblos, en especial los del norte del Río Negro, y quienes se hicieron presentes eran en su mayoría hacendados (Sala de Tourón, De la Torre y Rodríguez) y entre ellos “nadie era alguien para oponérsele” (Vásquez Franco) al jefe oriental. Se aprobó la propuesta de Artigas que tenía condiciones para el reconocimiento de la Asamblea: desagravio de Artigas, compromiso de mantener el segundo sitio sobre Montevideo, mantener el auxilio y a Rondeau como jefe de esas fuerzas y devolver el armamento con que se quedó Buenos Aires.

 

Se aprobaron 20 instrucciones u órdenes:

–        La independencia de la provincia con respeto a España y eventualmente a Inglaterra, que era lo que proyectaba Buenos Aires.

–        La organización republicana, mientras los dirigentes porteños estaban en busca de un candidato para un gobierno monárquico.

–        El pacto federal, una sola nación, manteniendo la autonomía de las provincias.

–        El liberalismo: _libertades civiles.

_libertades económicas (en especial, la apertura de los puertos de Maldonado y Colonia).

_libertades religiosas; hacia referencia a la libertad de la iglesia provincial con respecto a la

Iglesia de la capital.

 

Llegados los representantes a la capital la Asamblea los rechazó argumentando que no cumplían con las condiciones establecidas en el llamado. En realidad era un pretexto en contra de los propósitos republicanos y federalistas de los orientales.

En diciembre se reúne el Congreso de la Capilla de Maciel con el objetivo de realizar una nueva elección de los delegados, mientras Artigas aceptaba y pedía que los representantes de los pueblos se entrevistaran antes con él, Rondeau los citaba directamente al lugar, esto provocó la crisis. Artigas advierte sobre lo que resuelvan, y como su orden no fue aceptada les hace saber que anulaba todo lo resuelto.

En enero de 1814 el ejército artiguista abandona el sitio y por eso el Director Supremo del gobierno, Gervasio de Posadas, lo declara traidor.

Así comienza la guerra civil.

 

El gobierno artiguista.

 

El contragolpe del ejército artiguista insurrecciona en pocas semanas las provincias del litoral, un año después su poder se extiende del Atlántico a las sierras cordobesas, y derrumba al gobierno porteño, el 14 de abril de 1815 se derrota a Buenos Aires.

Los triunfos en las provincias del interior son coronados por el deseo artiguista: “…ellos solos son los que tienen el derecho de darse la forma que gusten y organizarse como les agrade”.

 

En marzo de 1815 las tropas de Artigas al mando de Otorgués toman Montevideo.

Artigas se establece en Purificación, desde donde gobierna la Banda Oriental y la Liga Federal. El territorio oriental quedaba dividido en dos jurisdicciones: el norte del Río Negro gobernado por Artigas, y el sur por el Cabildo de Montevideo. Su gobierno se caracteriza por su orientación popular defendiendo a los menos privilegiados y por la severidad.

 

Reglamento de Tierras.

 

El reglamento aplicado por Artigas tiene una variedad de antecedentes pero mostraban una actitud “escasamente respetuosa de los derechos de propiedad de los particulares” (Barrán y Nahúm). Era un asunto en el cual Artigas ya había realizado acciones anteriormente, desde su trabajo junto a Félix de Azara en 1801.

El 1 de setiembre de 1815 se da a conocer el Reglamento Provisorio de la Provincia Oriental para el fomento de la campaña y la seguridad de sus hacendados”, indicaba las pautas para el repartimiento de las tierras:

–          Se repartían tierras de “todos lo emigrados, malos europeos y peores americanos”.

–          Se les confisca sin indemnización.

–          Se repartían “con prevención de que los más infelices serán los más privilegiados”, aclarando que los “negros, libres, los zambos de esta clase, los indios y los criollos pobres podrán ser agraciados”.

–          En los repartos tenían preferencia las viudas pobres con hijos, a los casados y los solteros, y los americanos sobre los europeos.

–          Los poseedores debían cumplir en un plazo de dos meses con la construcción de un rancho y dos corrales, no podían enajenar, vender o contraer deuda sobre ella; el plazo se podía extender por un mes más.

–          Se procuraba que todos los terrenos tuviesen buenas aguadas y límites naturales bien definidos; con una legua y media de frente por dos de fondo (7000 hás aproximadamente)

–          También se harían los correspondientes repartos de ganado.

–          Se le encargaba la tarea de repartición al Alcalde Provincial.

 

La aplicación del Reglamento comenzó en enero de 1816, pero existieron dificultades: oposición de hacendados, escasez de ganado, la no aceptación de los pobladores a la sedentarización y el trabajo, y la invasión portuguesa.

Deja un comentario

Archivado bajo 5º Humanístico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s