LA REVOLUCIÓN CUBANA

            Entre 1902 y 1958 se había consolidado en la isla la república neocolonial que afianzaba el desarrollo del capitalismo agrario y el monopolio azucarero. La economía estaba bajo dominio estadounidense a través del “sistema de cuotas comerciales” (decidía la reducción o aumento de la producción y regulaba el comercio).

Existía un elevado desempleo al terminar el periodo de zafra (10%).

 

Entre 1930 y 1958 se dieron gobierno dictatoriales, en 1952 el general Fulgencio Batista dio un golpe de Estado. El 26 de julio de 1953 un grupo de jóvenes desconformes con el golpe intentó asaltar el Cuartel Moncada, pero fracasó, muchos fueron apresados y luego exiliados a México, entre ellos Fidel Castro.

Desde allí planificaron el regreso e invasión de la isla, lo que se concretó e diciembre de 1956; para ese entonces se había sumado el médico argentino Ernesto “Che” Guevara. De los 82 revolucionarios sobrevivieron sólo 12 al ataque del ejército. Los sobrevivientes se internaron en Sierra Maestra desde donde se fortaleció la resistencia y se coordinaron movimientos con los opositores de las ciudades. Los revolucionarios fueron tomando diversos centros poblados lo que le permitió avanzar en dirección a La Habana e ingresar triunfantes en ella el 1º de enero de 1959, el día anterior Batista partió hacia su exilio en Estados Unidos.

 

Ante la interrogante si el triunfo de la revolución se puede ubicar dentro del proceso de descolonización que se daban en África y parte de Asia hay quienes sostienen que sí es parte, si se tiene en cuenta el vínculo del gobierno de Batista con el neocolonialismo practicado por Estados Unidos, además enmarcándose en el contexto de la Guerra Fría[1]. Además, se admite que Cuba cambio su vínculo con Estados Unidos por la relación directa con Unión Soviética, ayudando a fortalecer a uno de los bloques o subsistemas, el del Este[2]

 

El gobierno revolucionario quedó conformado con Manuel Urrutia como presidente provisional y José Miró como Primer Ministro.

A pesar del cambio político, no todos los sectores respaldaron al nuevo gobierno, en especial los sectores propietarios (pequeña burguesía).

En 1959 el gobierno creó una ley de reforma agraria para terminar con el latifundio, se entregaron tierras de forma gratuita y sin títulos; estos cambios afectaron a las empresas norteamericanas: United Fruit y Cuba Sugar Mills Co. La reforma agraria planificó aumentar la producción y establecer el trabajo voluntario.

 

Las diferencias con Estados Unidos comenzaron con la reducción de taza azucarera, las petroleras norteamericanas e inglesas suspendieron el ministro de petróleo y sus derivados. Castro respondió estatizando las empresas petroleras, eléctricas, telefónicas y las centrales azucareras; posteriormente se nacionalizaron los bancos.

En 1961, durante el gobierno de Kennedy, se intentó invadir Cuba por el sur (Bahía de los Cochinos), pero el ejército revolucionario lo evitó. Meses después, en Punta del Este, Estados Unidos lanzó un plan denominado “Alianza para el progreso”, un generoso programa de préstamos e inversiones para ayudar a los países latinoamericanos; pretendía ser un instrumento de control y afianzamiento sobre la región.

 

En 1962, Cuba es suspendida como miembro de la OEA (Organización de Estados Americanos), Estados Unidos había presionado a todos los países miembros para que apoyaran la iniciativa; todos los gobiernos lo aislaron comercialmente, a excepción de México. En octubre, sucede la “crisis de los misiles”, el gobierno de Kennedy establece el bloqueo marítimo y el mundo se encontró al borde de una guerra nuclear.

Los cubanos fueron influidos por los modelos administrativos del socialismo soviético (la planificación estatal y las cooperativas agrícolas) separándose del sistema capitalista mundial.

La política exterior cubana se comprometió con el proceso de descolonización, cuestionó los lineamientos internacionales de la Unión Soviética: la coexistencia pacífica, la estrategia en el Tercer Mundo opuesta a la vía armada y la creencia de que el capitalismo sería “enterrado”. El gobierno cubano tomó una posición independiente y tercermundista.

 

En 1991 con la disolución de la URSS la economía cubana se vio gravemente resentida, reduciéndose notoriamente, impactando la vida cotidiana, debido a los racionamientos de energía, servicios y alimentos.

En la actualidad Cuba ha retomado las relaciones diplomáticas con casi todos los países latinoamericanos.

En 1992, las Naciones Unidas probaron una resolución que condenaba el bloqueo y exigía ponerle fin.

Otro aspecto son los cientos de miles de cubanos exiliados en Estados Unidos, muchos de ellos lo habían logrado cruzando el mar en balsas precarias.

La Constitución reformada en 1992 permitió las inversiones extranjeras, flexibilizó el comercio exterior y garantizó la propiedad de las empresas mixtas.


[1] HUGUET, Monserrat. “El mundo contemporáneo: historias y problemas”(Aróstegui, Buchrucker y Saborido). Ed.BIBLOS. Argentina. 2001.

[2] Ídem.

Deja un comentario

Archivado bajo 1º bachillerato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s