EL BATLLISMO: José Batlle y Ordóñez

EL BATLLISMO: José Batlle y Ordóñez

 

                Hijo de Lorenzo Batlle y Amalia Ordóñez, su padre fue presidente entre 1868 y 1872. Asume la presidencia con 47 años y una gran experiencia política y periodística; predicaba  a favor de la transformación de los partidos políticos. Su ideología pasaba por el racionalismo espiritualista, proponía el desarrollo integral del hombre y de una sociedad igualitaria.

                Los jóvenes universitarios que hacia 1872 crearon el Club Racionalista, lo hacían desde un espiritualismo centrado en el deísmo clásico de la religión natural, rechazando expresamente las ideas de la encarnación de dios, de la existencia de un orden natural inaccesible a la razón, de la divinidad de los Evangelios, el pecado original y la eternidad de las penas, según señala Javier Vázquez.

                Vázquez sostiene que Batlle y Ordoñez recibió la influencia de la obra del filósofo alemán Karl Krause a través de su amigo y mentor Prudencio Vázquez y Vega, de éste asimilaría la crítica a la religión organizada; pero en determinado punto las ideas de Batlle se separaron debido a la influencia de la lectura del Curso de Derecho Natural de Heinrich Ahrens: “En esta gran obra –escribía muchos años después en la portada de un ejemplar del libro- he formado mi criterio sobre el derecho y ella me ha servido de guía en mi vida pública”.

Señala Javier Vázquez, que sin perjuicio de calificar a las doctrinas socialistas y comunistas como “aberraciones en el progreso de la filosofía del derecho”, se observa allí que “la situación de los trabajadores como simples asalariados respecto de los capitalistas y empresarios, solo responde de este modo muy imperfectamente a la idea de justicia”, por lo que “el derecho debe tender a asegurarles una participación análoga en los productos de una empresa. Además, el estado en que se encuentre hoy frente a los patrones constituye, aunque en firma más suave, el último escalón en los grados de sujeción y de dependencia de una clase de hombres hacia otros que disponen principalmente de los instrumentos de trabajo […], de que tienen necesidad los primeros”.

                José Batlle  y Ordóñez había, para comienzos de 1900, proyectado su carrera política desde el su diario “El Día” y del seno del Partido Colorado; dentro del cuál debió tejer de gran manera las estrategias para satisfacer su deseo de ser nombrado como presidente. Carlos Machado señala que el acuerdo desarrollado por el coloradismo para sostener a Batlle con sus votos fue tejido cuidadosamente; “fue una elección concertada entre bastidores y mediante minicomromisos”

Señala Vázquez, que Barrán y Nahúm se preguntan “¿cómo pudo el partido Colorado elegir a Batlle, resistido por los blancos, los uruguayos enriquecidos y los inversores extranjeros, por representar la guerra y un salto en el vacío en la condición social y económica del país? ¿Y repetir todavía la experiencia, con el personaje ya más definido, en 1911? Estos autores plantean la hipótesis de la autonomía relativa del sistema político uruguayo con respecto a los grupos de poder económico

 

                Durante su primer gobierno intentó consolidar el Poder Ejecutivo, reivindicando la autoridad para nombrar los gobiernos departamentales, esto dio origen en enero de 1904 a la guerra civil iniciada poa Aparicio Saravia. Batlle había sostenido que era “era necesario lograr la reconquista de los departamentos y el fin del Estado anormal…”.  El grupo revolucionario contaba con 15 mil hombres que luchaban bajo el lema “aire libre y carne gorda”, lo cual expresaba los motivos políticos y sociales. Con respecto a lo anterior un importante estanciero de apellido Mongrel estimaba que “que es una huelga armada de protesta de los desgraciados…”  y agregaba que “el problema político es un problema económico”. A su vez Machado grafica la situación citando las declaraciones del Sargento Massioti, comisario en la 3ª Sección de Cerro Largo, en las que explicaba que la miseria rural se debía “al monopolio de las tierras, dedicadas exclusivamente a la ganadería, que no deja resultados sino para el gran propietario…” . Por su parte el ejército gubernista contaba con 30 mil soldados, con armas modernas (cañones Krupp, ametralladoras Maxim) y utilizó los ferrocarriles y telégrafos para su despliegue táctico. La guerra culminó el 1º de setiembre de 1904 cuando Saravia fue herido, falleciendo 10 días después.

                El 24 de setiembre se acordó la Paz de Aceguá, no fijaba la coparticipación política, sí otorgaba la amnistía a los revolucionarios y establecía el compromiso de reforma constitucional. El triunfo reforzó la idea del presidente de realizar un “gobierno de partido”, se tradujo en una reforma que aumentaba el número de diputados, pero las minorías debían obtener más votos para acceder a los escaños.

También se transformó la ciudadanía mediante la habilitación del voto universal masculino. En las elecciones de 1910 hacen aparición nuevos partidos: el Partido Socialista y la Unión Cívica (partido católico).

 

El impulso reformista.

                Durante el gobierno batllista se desarrolló un importante intervencionismo estatal en la economía, a través de: la inversión en empresas de bienes y servicios, el control de la moneda y el crédito, fijación de algunos precios y salarios. También existía la idea de un “Estado Providencia” que se anticipara a los conflictos sociales y oficiara como árbitro.

Utilizó el aparato estatal para promover el desarrollo industrial urbano.

                Buscó obtener las ganancias de las empresas para el país y controlar los servicios esenciales a través del proceso de nacionalización y estatización de los servicios públicos. En ese ámbito se creó el Banco de Seguros del Estado (1911) y la Administración de tranvías y ferrocarriles del Norte (1915), pero las presiones extranjeras no le permitieron establecer un monopolio estatal. Además se crearon por ley el Banco de la República (1911) y el Banco Hipotecario del Uruguay (1912); el primero había sido creado en 1896 pero ahora se eliminó la posibilidad de que parte de sus acciones se integraran con capitales extranjeros, tenía el monopolio en la emisión de moneda y una política de créditos que promovieran el desarrollo de determinadas áreas.

                En 1912 se dispuso el monopolio en la energía eléctrica (Usinas Eléctricas del Estado). Ante la imposibilidad de controlar las empresas británicas de ferrocarriles desarrolló la construcción de una red vial, abriendo e mercado al automóvil y el portland, de producción estadounidense. En 1916 inicia las actividades la Administración Nacional del Puerto de Montevideo, sin establecer un monopolio.

                También en 1912 se aplicó una ley de carácter proteccionista que gravaba  las importaciones de bienes manufacturados y liberaba las de la maquinaria industrial. Ese mismo se año se creó el Instituto de Geología y Perforaciones, el Instituto de Química y el Instituto de Pesca. También se propició la instalación de frigoríficos mediante la exención de impuestos.

Se motivó la transformación de la explotación rural y se realizó una reforma fiscal. Se buscó la tecnificación de la explotación agropecuaria con el desarrollo de carreras de veterinaria y agronomía, así como el Instituto Fitotécnico y Semillero Nacional (1911). Además el batllismo veía en la expansión de la actividad agrícola efectos políticos y sociales: contribuiría a la “pacificación”, eliminación de las tensione, generar trabajo y formar un grupo de pequeños y medianos productores que hicieran de contrapeso a los grandes hacendados, es en ese ámbito que surge en 1915 la Federación Rural.

                Otro aspecto importante de la obra del batllismo está vinculada con la educación, triplicándose la cantidad de escuelas públicas, la alfabetización en 1920 duplicaba los índices brasileños y superaba a Argentina. Se dispuso la creación de liceos en las capitales departamentales y se creó la Sección Secundaria y Preparatoria exclusiva para mujeres. Se promovieron nuevas carreras en pos del progreso del país como son Comercio (1903), Agronomía y Veterinaria (1906).

En 1910 se había creado la Asistencia Pública Nacional para garantizar a toda persona la asistencia gratuita del Estado.

Se tomaron medidas para incrementar el turismo a través de la creación de hoteles y casinos.

 

Legislación social.

 

                La mayor realización fue la aprobación de la “ley de 8 horas” (1915), que generalizó un derecho y contribuyó a generar nuevos puestos de trabajo, pero no regía para peones rurales, el servicio doméstico y los choferes; y había excepciones para frigoríficos, ferrocarriles y empresas navieras.

                “en líneas generales, puede señalarse que la estrategia de desarrollo apuntaba a tres grandes metas:

  • Diversificar y modernizar la estructura productiva, promoviendo la industrialización y la expansión agrícola…
  • Nacionalizar la economía, reduciendo de esa forma la exposición a los vaivenes del comercio internacional, y reteniendo una mayor parte de los recursos generados en el país…
  • Redistribuir el ingreso, elevando el poder adquisitivo de la población, ampliando el mercado interno, y universalizando el acceso a ciertos bienes y servicios…”

(M. Bertino, R. Bertino, H. Tajam, J. Yaffé)

El proyecto de ley estuvo acompañado por un mensaje de Batlle en el que establecía que : “Hay que reconocer al obrero, y, en general, a todos los hombres de trabajo, miembros y factores importantes de una sociedad civilizada, el derecho a la vida de la civilización, a la vida del sentimiento, de las afecciones y de la familia, de la sociedad, y por tanto, el derecho de disponer de tiempo indispensable para participar de esos bienes. Cuando hayan destinado a la alimentación y al reposo de su organismo el tiempo necesario, todavía deben disponer de alguno más para hablar con sus amigos, para armonizar ideas con sus esposas, para conocer y acariciar a sus hijos y para extender su cultura moral y espiritual”.

La reforma política.

                El Batllismo se caracterizó por impulsar un gobierno de partido, luego de concluir la reforma de los mecanismos para aprobar una nueva Constitución, el presidente publicó su proyecto de un Poder Ejecutivo colegiado, integrado por nueve miembros, renovado uno cada año; para que la oposición lograra la mayoría en el órgano colegiado debía ganar las elecciones consecutivamente durante cinco años.

La resistencia no solo partía del Partido Nacional, sino que también del interior del Partido Colorado, produciéndose la escisión que dio origen el Partido Colorado “Gral. Fructuoso Rivera”, el riverismo, encabezado por Pedro Manini Ríos.

                Carlos Machado estima que existieron tres limitaciones que le sirvieron de freno al plan reformista de Batlle y lo condenaron en su proyección: la vinculación partidista con el coloradismo más conservador, los cortos alcances de las soluciones agrarias propuestas, y la penetración económica de los inversionistas y los prestamistas norteamericanos, con sus implicancias políticas obvias.

                El 30 de julio de 1916 se celebraron las elecciones, siendo las primeras con voto secreto, habilitación a los analfabetos e implementación de fórmulas que se aproximaban a un reparto proporcional de los escaños según el caudal electoral. El batllismo obtuvo el 40,52% de los votos,  los cuales se le sumó el 1,09% de los socialistas; fueron derrotados por la alianza anticolegialista (blancos y Unión Cívica) que sumaron un total de 58,12% de los sufragios.

Ante los resultados adversos recibidos en las elecciones, el presidente de la República, Feliciano Viera, acusó recibo de la necesidad de “hacer un alto” en las reformas.

 

Bibliografía:

FREGA, ANA. Historia del Uruguay ene l siglo XX (1890-2005): “Evolución histórica del Uruguay en el siglo XX”. Ediciones de la Banda Oriental. Montevideo. 2008.

VÁZQUEZ, JAVIER. Batlle y Ordóñez: democracia y reforma del Estado. Ed. Banda Oriental. Montevideo. 2012

MACHADO, CARLOS. Historia de los orientales. Ed. Banda Oriental. Montevideo. 1972.

 

Deja un comentario

Archivado bajo 6º Derecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s